10.1.11

Navidad Agridulce

Si la Navidad es un montaje, aquí aún parece más. Estar a 30° con los escaparates simulando la nieve, descoloca. Esto no quita para que nos lo hayamos pasado muy bien, sobre todo, porque en el último momento decidimos ir a Sydney con dos amigos que vinieron de sorpresa. Llegamos a la ciudad 2 horas antes de los fuegos, nos lo pintaron imposible, pero alguien nos estaría dando un empujón porque nos salió todo redondo. Llegamos a coger sitio, fue muy emocionante, pensar que todos los años lo veo en el Teleberri y este año estaba allí, por supuesto con mis uvas y las bengalas, lista para pedir deseos. Aún más raro y a la vez un lujo, fue bañarnos en Bondi Beach en año bueno. Los siguientes dos días visitamos Sydney, volveré.

El día de Reyes tampoco fue muy común, como aquí no lo celebran, tuvimos cita en el médico para hacernos las pruebas para la visa. Es increíble lo organizados que son en este país, da gusto. En una planta nos hicieron de todo, en plan cadena: primero te sacan una foto, luego la prueba de orina, seguido te sacan sangre, después te miden y te pesan, luego la tensión,  después la radiografía, y sales por otro lado, no te da ni tiempo a desmayarte…

Ese mismo día me anime a hacer un roscón, más bien era como un pan dulce pero no sobro, querrá decir que estaba bueno. Lo celebramos al día siguiente en un parque haciendo un picnic con chocolate frio, como vivimos boca abajo, todo al revés!!


*la receta es de los mundos de pipi

Urte Berri On! Feliz Año Nuevo! Happy New Year!

5 comentarios:

Anacleta Coqueta dijo...

Tiene buena pinta la vida al revés!

anuska dijo...

ah!!! como me acordé de ti viendolo en el Teleberri, jejeje

tiene q ser raro-raro, pero parece divertido =^_^=

besotes!!!!

MaiT dijo...

qué buena pinta tiene el roscón! normal que no quedara nada, feliz año nuevo!

Bigunki dijo...

En Bilbao estos días también hemos tenido casi 20 grados, así que seguro que has estado cómo en casa.

ana-ane dijo...

Ese roscón tiene una pinta estupenda, con esas almendritas tostadas es normal que no quedaran ni las miguitas.
La crónica de la Navidad en Muxica ha sido como si estuviera oyendo como me la contaba años atras tu ama.

Un besito.