2.10.11

Trip to Southeast Asia Part III: Daily Life
























Otra manera de vivir y yo me quejo. Hoy he tenido uno de esos días que borrarías del calendario, me quejo de vicio. ¿Por qué si no tienes un trabajo decente te pones triste? o ¿Por qué tengo la sensación de que debería encontrar otro tipo de trabajo, relacionado con lo que estudie? ¿Por qué te irritas porque te tienes que levantar un domingo a las 6.30 de la mañana para ir a trabajar? encima el bus llega tarde y la petarda de turno que está esperando la mínima para decirte algo, justo ese día trabaja contigo y te raya. O quieres ir a casa por Navidad (después de estar 2 años sin ver a nadie) pero no puedes, porque has decidido vivir en la otra punta del mundo y el billete cuesta una fortuna, te vuelves a poner triste. Y que mas da ¿no? Vale, no es el trabajo de mi vida pero me da para vivir, puedo comprar lo que necesito, duermo en una cama, tengo horno, cocina, todo tipo de cazuelas, sartenes, sillas, mesas, ropa de invierno, verano, entretiempo, ordenador, cámara y no sigo porque ya os lo imagináis… Algunos de los que visitamos en estos países solo tenían una sartén y una tetéra y dormían en el suelo, que era de barro. Por otra parte, veo a mi familia por Skype, no tengo que esperar 2 meses a que me llegue una carta. No me quejo todos los días, normalmente soy feliz, pero es curioso que da igual lo que escriba, lo que ponga que parece que todo está bien, pero yo también soy humana y también me pongo triste y luego me enfado conmigo misma porque no debería ser así.

Y hoy no voy a escribir en inglés, no me apetece, ala!. Mañana será otro día.

3 comentarios:

anuska dijo...

toma ya! di que sí! xq tu lo vales!!!

muxuk!

MaiT dijo...

qué pasada de viaje...

Anacleta Coqueta dijo...

Es difícil estar lejos de la tierra y de la familia y amigos, yo lo sé por experiencia, aunque en mi caso no nos separen tantos kilómetros, la realidad es que yo tampoco puedo verlos cuando quiero, y es normal tener días en que te pones triste, aunque lo que estés viviendo ahí sea una aventura impresionante.

Espero que poco a poco logres ahorrar esa pequeña fortuna y puedas venir a verlos.

El trabajo, pues...en el fondo todos trabajamos por dinero, y aún en el mejor de los trabajos siempre toca aguantar a alguna petarda ;-)